jueves, abril 27, 2006

SIN LOGICA

16 Comments:

Blogger amoroso said...

Depende de quien sea ese ombligo... besos!!!

10:57 p. m.  
Blogger No te Salves said...

Por el titulo de tu blog, pense que quiza, te gustaría este cuentito. Saludoss

EL HOMBRE Y SU CARCEL (Jorge Bucay)


La guerra concluyó dejando tres de sí, entre otras cosas, paredes desmoronadas y destruidas. Como a muchos otros, la muerte y la destrucción me liberó de todo. Por primera vez tras muchos años me quedé sin referencias, sin obligaciones, sin condicionamientos.
Y después de unos días me sentí oprimido por una libertad insoportable.
No sabía qué hacer con ella.
Ahora que, finalmente, podía ir donde quisiera, no iba a ninguna parte.
La gente era en general muy amable conmigo, quizá porque yo le gustaba, por mi manera de ser o por alguna otra razón desconocida. Pero de todas maneras yo no aceptaba ninguna invitación. Temía que eso me quitara libertad y por eso no me atrevía a concertar ninguna cita.
Yo podía ir y venir a mis anchas. Podía hacer todo lo que se me ocurriera...
Y quizá por esa misma causa, no hacía nada.
Me sentía perdido entre las casas abiertas y la gente ocupada.
El largo día me parecía ser la terrible cárcel de la libertad.
El hastío me devoraba.
Mi mañana comenzaba muy tarde. Acostumbraba salir a la calle con la idea de visitar a alguno de mis amigos, pero irremediablemente, yendo hacia su casa, me arrepentía hasta detenerme y ponía en duda la importancia de la visita o el sentido de hacerla. Pero sobre todo me generaba inquietud predecir lo que habría de seguirla.
Tomaba una dirección determinada con la convicción de que algo me estaría esperando pero de pronto me encontraba parado en la esquina de una calle, desesperado de todo, hastiado de todo y oprimido por ese libre albedrío y por las numerosas posibilidades que se me presentaban.
Así caía la tarde, sin haber abierto un libro y si haber tomado en las manos mi violín.
Quería querer algo. Quería que algo me importara. Pero nada en la vida me era demasiado querido ni suficientemente odiado.
Hasta que cierto día, cuando creía no tener otra alternativa que la muerte, decidí encerrarme en mi cárcel. Dentro de ella encontraría alivio a mi corazón, como me había sucedido otras veces.
Abrí mi armario secreto, que cerraba bajo llave, saqué la llave y me dirigí a la cárcel.
Mi cárcel se encontraba en el centro de una de las calles más animadas de la ciudad y en la puerta colgaba un cartel que anunciaba:

CÁRCEL PRIVADA
ENTRADA PROHIBIDA A EXTRAÑOS

Los transeúntes no le prestaban atención, puesto que sobre muchas otras puertas de la ciudad colgaban carteles similares.
La llave chirrió en la cerradura y la puerta se abrió con el quejido familiar.
Entré prescindiendo de la mirada de los que espiaban y cerré rápidamente la puerta tras de mí.
Apenas traspasé el umbral, se apoderó de mí una gran tranquilidad y mis pasos, hasta ahora dudosos, se hicieron firmes y seguros.
Reconocí inmediatamente mi buena y vieja cárcel. Reconocí las paredes blanqueadas y frescas, el reloj que marchaba sobre la pared, la mesa siempre llena de polvo, las hojas de papel, el violín, el lápiz afilado que me esperaba, la ventana abierta a la calle y el cómodo sofá.
Me acerqué a las rejas de la ventana, tomé con manos trémulas de felicidad las barras de hierro y un segundo después tomé la llave y la tiré por la ventana hacia la acera.
Me senté junto a la mesa. Sabía que algo faltaba en mi vida: un horario.
Tomé una hoja de papel y comencé a escribir:

HORARIO

· Despertarme a las 6:00
· Aseo, ejercicio físico, limpieza habitación, desayuno, música (de 6 a 10.30)
· Mirar por la ventana (de 11 a 13)
· Almuerzo, acostado inmóvil, movimientos y alaridos, muecas ante el espejo, estudios, mirar por la ventana, escribir cartas a mi mismo, cena, leer cartas, pensar sobre el exterior, plegaria y aseo (de 13 a 22)
· Recogimiento: 22.30

Pegué entonces el papel sobre la pared.
Los días me empezaron a llenar de seguridad y observé mi horario con maravillosa puntualidad. Estaba seguro de experimentar la sensación de plenitud que embarga al hombre ocupado.
Sin embargo, pese a la magnificencia de la satisfacción de los primeros días y el absoluto asentamiento en mi cárcel de olvido, comencé repentinamente a echar de menos el mundo de fuera de las rejas de mi ventana.
Noté que comía poco, que dejó de interesarme el violín y que me absorbían cada vez más los pensamientos sobre el exterior y mirar por la ventana.
Debo confesar que comencé a traicionarme.
Mientras hacía ejercicios, echaba una ojeada a pesar mío hacia la ventana; después de dos meses me levantaba más temprano y saltaba el desayuno para mirar más tiempo por la ventana.
Empecé a experimentar una horrible sensación de desarraigo, mucho más intensa que antes. Y me di cuenta de que en el exterior, fuera de mi ventana, bullía la vida mientras yo estaba en la cárcel, aislado de todos y rodeado de murallas, la mayor parte de las cuales había levantado con mis propias manos.
¡Qué difícil me resultó enfrentarme a la verdad!
Quería regresar a todo aquello que había despreciado, a la vida y a los seres humanos. Quería salir. Juro que lo quería. Pero me acordé de que la llave estaba afuera, lejos del alcance de mi mano, todavía tirada junto al cordón.
En realidad, pensé, bastaba pedirla a uno de los transeúntes para encontrarme de nuevo entre seres humanos.
Primero rogué en voz baja, luego en voz alta y finalmente a gritos, pero nadie prestó atención a mi pedido. La gente caminaba apresurada, como si no me viera, como si no supiera que mi libertad se encontraba en sus manos.
Jamás sufrí tanto. Mi cárcel, refugio ideal de otros tiempos, me había aislado de la vida.
De pronto, pasos irregulares se dejaron oír a la izquierda de mi ventana. Una anciana se acercó lentamente y se detuvo justo al lado de la llave de mi prisión.
Mis sentidos estaban tensos hasta estallar. Era indudable que había visto la llave. Seguí su mirada... Con tal de que no la coja y desaparezca con ella para siempre, pensé.
- Eh... Oiga... Usted... La llave es mía.... –le grité-. Si me abre le regalo este lugar... ¿Me escucha?
Pero ella no me escuchaba.
Muy despacio tendió la mano, como yo temía, hacia la llave.
Antes de alcanzar a tocarla, se tropezó y se cayó en la calle golpeándose la cabeza.
- Socorro –gritó-. No puedo levantarme.
Nadie acudió en su ayuda. La calle estaba desierta.
- ¡Socorro! –rogó con voz temblorosa.
Sólo yo podía socorrerla. No pude dominarme. Corrí hacia la puerta y, aunque sabía que mi cerradura era inviolable, arremetí contra ella con todo el peso de mi cuerpo.
Antes de captar qué sucedía, me encontré tendido en la acera.
¡La puerta jamás había estado cerrada con llave!
Yo nunca había intentado abrirla. Me limité a pedir ayuda de afuera...
Los quejidos de la anciana y sus suspiros me despertaron de mis pensamientos. Me acerqué y la ayudé a levantarse. La senté sobre las escaleras de la cárcel y me apresuré a llevarle un vaso de agua.
Apenas hube terminado de vendar sus heridas, la anciana se recuperó, me agradeció besándome las manos y se fue.
La calle comenzó a poblarse.
Los automóviles circulaban velozmente tocando el claxon.
Saludé a alguien y me estrechó la mano.
Diversas personas notaron mi presencia y me sonrieron.
Arranqué el cartel de mi cárcel y coloqué en ese lugar un anuncio que escribí:

SE ALQUILA ESTA SALA PARA FARMACIA

Me quedé solo un momento y luego me puse a andar.
De pronto me acordé de que era imposible cerrar con llave desde dentro y a partir de allí, me di cuenta de muchas cosas.
La puerta de mi cárcel sólo se abrió cuando estuve dispuesto a dar lo que otro necesitaba de mí; pero permanecía cerrada cuando yo sólo gritaba lo que necesitaba.
La cárcel la había cerrado mi mente al encerrarme exclusivamente en mis propias necesidades.
La cárcel era el encierro en el que me aislaba cuando creía que no tenía nada para ofrecer.
Me apresuré un poco... Estaba ocupado.

2:04 a. m.  
Blogger LaGárgolaAzul said...

Será que sigo emparanoiada, pero me fastidia mogollón depender de alguien para sentirme bien. Deberíamos ser capaces de ser felices por nosotros mismos... No sé si me explico...
Saludos.

1:30 p. m.  
Anonymous Pedro (Glup) said...

¿Y como se siente siendo ombligo?
¿tienes pelusillas?
¿todos te miran?
¿Estás en un nudo?
Va, se feliz.

Buen fin de semana

2:14 p. m.  
Blogger Desahogoo said...

Lena tu sí eres el ombligo del mundo, por lo menos para tus amigos, familiares y mascotas... ha y para mi también en este mundo de los blogs, saludos.

2:32 p. m.  
Blogger panchy said...

Mi niña preciosa, tu eres el mundo del que te quiere y eres importante, no lo olvides.
Cuidese, besitos.
Ya sabe en donde estoy, arriba el ànimo.
Panchy.

4:43 p. m.  
Blogger Rodrigo said...

saludos cariñosos Lena, gracias por venir hasta mi barrio, que tampoco es el ombligo del mundo, pero con el cariño y las visitas, de pronto se parece....

te dejo un abrazo gentil y el compromisos de venir por estos lados como un rito...

6:13 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

ERES MI AMOR...POR ESO CADA VEZ LE VOY ENCONTRANDO MÁS LÓGICA A TODO ESTO...

GRACIAS POR ESTAR...Y POR SER MI CENTRO

7:47 p. m.  
Blogger Úrsula said...

Estou totalmente de acordo com a gárgola. Hai que querer-se por um mesmo. Unha persoa a que queres pode fazer que sejas a persoa mais feliz, ou tamém a persoa mais desgraçada. Eu estou a prendendo a querer-me

8:12 p. m.  
Blogger Plumestosa said...

Gracias por el comentario en mi refugio....
ta buena eso del ombligo....
que se sentira ser el ombligo del mundo???

4:23 a. m.  
Blogger plumedita said...

Por un momento ser el ombligo del mundo debe de ser grandioso, pero tambien una gran responsabilidad

4:40 p. m.  
Blogger Rafael P.Q. said...

A ver, imaginaré que soy un ombligo:
"...Soy yo, esta pequeña hendidura emplazada en el vientre de cada uno de los mortales.
Al parecer, me pusieron de nombre ombligo; los motivos los desconozco, pero si sé que con el tiempo he acabado aceptándolo. Tardé muchos años en hacerlo, y lo mio me costó, pues estuve inmerso en un tropel de noches de insomnio, pensando en porqué me nombraron asi. Yo hubiera querido que me pusieran un nombre de persona o de volcán: Marga, Vesubio, Jose,Krakatoa, Damián...
Y no pude estar en paz conmigo mismo hasta la adolescencia, hasta que Carmen me lo tocó aquella noche de acampada al pie de uno de los montes astures, haciendo circulos a su alrededor, mientras decia:
- Te llamas ombligo.
Y entonces...." Aqui se termina,jajaja, quizas pondré el post completo un dia de estos en mi blog...o en el tuyo, si me invitas.
Un besote, asturiana¡¡

6:47 p. m.  
Blogger Mariposa_de_agua said...

¡Que gran momento!....Lena

Cariños para ti.
Pia

10:09 p. m.  
Blogger Ethaw said...

LLena ese recoveco de sal al final de la noche, bebo el más simple deseo de que le quieran a uno, el beso inmortal como cuando meto mi nariz en tu cavidad supraesternal, después el ombligo, y luego y después...

10:59 a. m.  
Blogger yole said...

Eres su centro, ya te lo ha dicho...
Besos redondos.

5:41 p. m.  
Anonymous meri_ said...

Lenaaaaaaaa!! Hay una frase que dice, Para el mundo eres alguien, pero para alguien eres el mundo! Ese es tu caso, y no hay nada mas grande en esta vida que ser la persona mas importante para alguien. Por ahi han dicho que es una gran responsabilidad y es cierto, cuida lo que tienes y se feliz con ello..
Sabes?? Por fin volvi a la blogosfera, jeje! Sabia que no podia estar mucho mas tiempo sin escribir, es magico esto de los blogs, jeje! Me curre una paginilla que ya mas o menos tengo a mi gusto, espero que pases a visitarla, os hechaba de menos a todos..
Tu eres un alguien importante en mi mundo..Te espero pequeña!
http://myblog.es/sydala

8:53 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home