sábado, junio 17, 2006

Duerme que yo te leo...


Gracias a un post del blog de Paulo , "La vaquita Flo y la noche musical" recordé lo mucho que me gustaba que me leyeran antes de dormir cuando era pequeña. Recordé a mi madre, sentada al borde mi cama leyéndome cada noche el trocito de un cuento (siempre me dormía antes de terminarlo); recordé aquel inmenso sofá del salón, acurrucada contra mi padre mientras él me leía "Una leyenda para cada día"; recordé a mi abuelita... la única que inventaba cuentos para mi. Inventaba el final que yo le pedía, me inventaba un mundo a medida donde no hubiera nada que no me gustase... Sus cuentos eran los que más me gustaban; nunca pude llegar a decírselo.
El día que dejaron de leerme cuentos no lo recuerdo, supongo que sería cuando yo ya empecé a cger libros por mi cuenta, cuando ya ya aprendí aleer. Pero ahora mirando atrás me parecen unos momentos tan dulces, tan tiernos y tan importantes en mi infancia que no he podido evitar escribir sobre ello.

22 Comments:

Blogger Trini said...

Y es que hay recuerdos de la infancia que quedan marcados muy fuertes hasta y para siemrpre.

Un abrazo

6:36 p. m.  
Blogger Paulo said...

Lena como me enorgullece que mi cuento te haya hecho viajar retrospectivamente hacia tus recuerdos. Hay muchas cosas que ha mi me hacen viajar como los olores. Hoy sentado en mi escritorio recuerdo los días felices en los que me pasaba todo el tiempo sobre una bicicleta tan rápida como un trueno.

Nunca es tarde para que alguien te lea un cuento. Te imagino recostada como una niña con los pies recogidos esperando atenta a que comience la magia.

Había una vez….

7:37 p. m.  
Blogger No te Salves said...

Es verdad, nunca es tarde para que alguien te mime desde algun lugar, leyendote un cuento, mirandote dormir, como dice el tema de Aerosmith, "No quiero perderme nada"
Podría permanecer despierto, tan solo para escucharte respirar, mirar tu sonrisa mientras duermes, mientras estás lejos y soñando
Podría pasar mi vida en esta dulce entrega, podría perderme en este momento por siempre
Cada momento junto a vos,
Es un momento que atesoro.

No quiero cerrar mis ojos,
No quiero quedarme dormido
Porque te extrañaría,
Y no quiero perderme nada

Tendido cerca tuyo
Sintiendo tu corazón latir
Y me pregunto que estás soñando
Me pregunto si es a mí a quien estás viendo
Luego beso tus ojos y agradezco a Dios que estemos juntos
Quiero estar con vos
En este momento por siempre, por siempre y siempre

Y sigue, pero en esencia, se trata de eso, quiza el que te leia cuentos, no queria perderse de ese instante de dicha, en el cual luego podia ver cerrar tus ojos, y darte un beso y acobijarte, y ese era su momento de gloria, hoy mediante otras cosas uno puede generar esas cosas, leyendole a alguien, cobijandolo, o simplemente mirandolo dormir.. Saludos

1:49 a. m.  
Blogger No te Salves said...

Me bati un café, asi que ya estoy preparada, acostate, que yo te cuento un cuento, habia una vezz, en un reinado lejando.....Sweet dreams.

4:02 a. m.  
Blogger Rafael P.Q. said...

Mira por donde ya tengo la idea para escribirte el relato...Tendrá magia, colores, olores y sabores. Seguro que tu abuelita los contaria mejor que yo, no me cabe la menor duda, pero bueno, algo es algo.
Un besote, Lena.
P.D: Tienes razón, en menudo berenjenal me he metido con los relatos...pero ya saldré, ya veras, no se cuando, pero saldré.Ah, y la musica del movil ya la cambié, ahora tengo "los angeles de charlie" para las llamadas, y un canto de ballenas para los mensajes...jaja¡

9:11 a. m.  
Blogger elogio_del_horizonte said...

Que bonito, ami me los contaba mi abuelita, que recuerdos me has traido gracias niña.
Y si hace falta nos contamos cuentos mutuamente, vale?
un besito niña guapa

12:29 p. m.  
Blogger Cascabel said...

Qué hermosos recuerdos, Lena. Seguro que tu abuela sabía que los suyos eran los cuentos que más te gustaban aunque no tuvieras ocasión de decírselo.
Yo no recuerdo que me leyeran pero sí recuerdo mis primeros días de lectura con la colección entera del Barco de Vapor que ahora duerme en el altillo de mi armario...Lo de los libros y yo fue como con mi sobrina, un amor a primera vista...Estoy deseando regalarle esta pasión a Carlota.

Besos.

10:21 p. m.  
Blogger sol_i_lluna said...

Mis hijos no perdonan una noche sin cuento.
Cuando se portan rematadamente mal es el castigo que más les fastidia.
¿quien quiere un cuento? Estoy entrenado

10:36 p. m.  
Blogger Mariposa_de_agua said...

Hermoso, recordar tanta ternura, que como padres podemos entregar,
Un beso Lena...
Pia

2:08 a. m.  
Anonymous Fran said...

Y a mí con tu post me has hecho recordar que me leían siempre "El patito feo" y de tanto léermelo, con tres años me lo sabía de memoria palabra por palabra, como si lo estuviera leyendo.
Me gusta cómo cuentas las cosas.

9:34 a. m.  
Blogger ElGolfoAstur said...

jeje, que monada...Yo recuerdo que les recitaba a ellos la lección ( qué tiempos aquellos de la E.G.B. y los niñois felices de los 80 jajaj)

Gracias por todo y besotes.

Por cierto, espero que este verano te dejes caer por la fiestas de Laviana eh? wooo wooo

10:33 a. m.  
Blogger meiga said...

Es lo mejor que podemos tener, esos recuerdo de la infancia que cuando pensamos en ellos... siguen sacandonos sonrisas aunque sintamos nostalgia....
mil besikos guapa

10:45 a. m.  
Blogger Desahogoo said...

Es bonito recordar esos maravillosos momentos que han dejado marca en nuestras vidas... y creo que este puede ser un buen espacio para decirle eso que no hiciste a tu abuelita, creo que ella lo vería... saludos!

4:49 p. m.  
Blogger panchy said...

Siempre los cuentos de infancia son buenos recuerdos, ¿Porquè cuando crecemos ya no nos leeen? que es injusto.
Bueno yo no me quejo a mì, alguien especial me lee historias,mmm
Cuidese mi pequeña, besitos.
Espero que estes mas tranquilita.
Con mucho cariño, tu amiga
Panchy.

11:57 p. m.  
Blogger EL HIPPIE VIEJO said...

LENA , SIEMPRE LENA

MIS SALUDOS Y
FELICITACIONES !!!!

ADAL

SHALOM

12:16 a. m.  
Blogger Sknegra said...

Me acuerdo de esos libros grandes que tarían 365 cuentos, uno para cada día del año... Que buena época, sin problemas...

Un beso!

Por cierto, acepto tu idea, gracias por todo... :) Tenemos que vernos algún día, tan cerca y tan lejos...

3:22 a. m.  
Blogger metis said...

lamento decir que a mi nunca me han contado un cuento de pequeña..:-(
pero si recuerdo con nostalgia que siempre antes de ir a dormir le daba dos besos a mi padre y a mi madre, no porque me los pidiera, sino porque queria y era casi un ritual... ¿cuando deje de darselos? ojala lo siguiera haciendo todavia..

Un beso lena

5:43 a. m.  
Blogger Lena said...

Estoy de acuerdo con Panchy....¿Crecer implica que dejen de leerte? ¿Por qué? Hay ciertas costumbres que no deberían perderse; esta noche quiero un cuento... seguro que no tendría tantas noches de insomnio como tengo hoy en día...
Gracias a todos por pasar por aqui :)))

8:17 a. m.  
Blogger TOROSALVAJE said...

Si se puede fotografiar la felicidad tiene que ser así, tan protegida, escuchando lo que te leen y feliz.

Saludos.

10:35 a. m.  
Blogger JINRAY said...

Muchas veces no era el hecho de leer algo, sino la simple compañía lo que me gustaba.

10:07 p. m.  
Blogger Adrian-Pegaso said...

Que bueno tener siempre fresca la memoria por acontecimientos del pasado, especialmente la niñez y con la familia...

Bexos
Ad

10:11 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Cuando era pequeño no recuerdo que mi madre me leyera cuentos, no lo digo con nostalgia alguna pues lo que no se tuvo no se puede añorar. Sin embargo tus palabras hacen sintonía con mi vida actual. A mi hijo de 5 años le encanta que le cuente cuentos para dormir. Me los invento a su medida, lo que a él le gusta escuchar, lo que le hace soñar a él... y a mi. A veces sueño que le estoy contando cuentos, cuentos que luego forman parte de la historia a contar...

2:35 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home